sábado, 7 de febrero de 2009

BIBLIOFILIA, DE IURIBUS ET TRANSLATIONE IMPERII


Dedicado de modo especial a Eva, una joven amiga muy querida que me ha hecho el regalo maravilloso de compartir conmigo el fulgor de algunos libros realmente minoritarios, y ese fulgor, reflejado en el prisma tornasolado y mágico de su alma femenina, me lo ha devuelto convertido en precioso arco iris.

Esta disquisición bibliográfica corre el riesgo de ser realmente aburrida por lo que debo ya de entrada pedir excusas, tanto a la gentil destinataria de mi dedicatoria, como al resto de lectores que me hagan el honor de visitarme y leer esas líneas de la mano de un amante de los libros, de un bibliófilo, de aquella condición que en mi lengua materna recibe el lindo nombre de "lletraferit" lo que viene a ser algo así como un herido por las letras. Debo decir en mi descargo que si bien me he interesado toda mi vida por los libros ese interés se ha dirigido, ayer igual que hoy, a sus contenidos y sólo durante una etapa muy breve lo hice por el libro antiguo en cuyo amor también cuentan, forma, lugar, época y rareza.

Durante esta breve etapa me hice con algunos pocos ejemplares notables, menos de una treintena entre los más de dos mil de mi modesta biblioteca. Mi primer contacto con el libro que me ocupa, "De Iuribus et Translatione Imperii, el más antiguo de de ellos, fue en 1979,. En la Gran Vía barcelonesa se celebraba una feria del libro antigüo y el librero-anticuario Gómez Flores, uno de los más prestigiosos de Barcelona, en aquella época tenía espléndidos ejemplares y editaba un catálogo de nivel parecido al de las más antiguas y prestigiosas las librerías barcelonesas, la del "Sol y la Lluna" y la Balaguer. El libro me pareció altamente apetecible por lo que quise documentarme antes de decidir su compra. En el mismo catálogo, de un total de 392 libros catalogados no había ningún incunable y tan solo seis libros del siglo XVI de los cuales ése era el de fecha más temprana, 1508, pues los otros eran de la segunda mitad de siglo. La referencia sobre autor y obra la encontré en la Enciclopedia Espasa, particularmente exquisita en el tratamiento de todo cuanto se refiere a bibliografía y cultura germánica , a la que me siento tan íntimamente ligado. Reza así nuestra querida enciclopedia en lo referente al obispo de Bamberg, Lupoldus de Egloffstein, con impresionante erudición y abundancia de datos históricos que me facilitaron en gran manera la valoración del libro en el contexto histórico en que se gestó y lo muestran en cierto modo y con las necesarias reservas, como un precedente de la posición luterana respecto del papado en la historia alemana, que preludia en algunos aspectos, según puede verse, como mínimo dos siglos antes, el deseo de independencia respecto a Roma.
1 Lugar y fecha de impresión (página izquierda
y fe de erratas (página derecha)

LUPOLD VON BEBENBURG (LEOPOLDO DE BEMBERG)

Obispo de Bamberg y tratadista de derecho político y eclesiástico nacido antes de 1300 en Bebenburg ( hoy Bemberg del Brettach) y muerto a fines de octubre de 1363. Con algunas interrupciones estudió en Bolonia de 1314 a 1322, siendo nombrado en esta misma época canónigo de Wurzburgo, y luego, en 1325, en Maguncia; en 1326 preboste de St. Severin, en Erfurt, y en 1328 archidiácono en Wurzburgo. En 1333, en la división producida con motivo de la elección episcopal de Wurzburgo, se declaró a favor del emperador y formó parte de los administradores del obispado en 1335, mientras la sede estuvo ocupada, . Elegido en 1353 obispo de Bamberg, siguió el partido de Carlos IV, que, entre otros, cedió en 1354 al obispo el derecho de acuñar oro, y trabajó para la tranquilidad pública. La más importante de sus obras es De iuribus regni et imperii, publicada por primera vez por Wimphelling (Estrasburgo 1508), y por última en Heidelberg (1664). En este primer libro del derecho político alemán, compuesto hacia 1338, defendió Lupold la independencia de las elecciones alemanas respecto del papado.
2 Catálogo de la librería anticuaria (En Calaméo) y entrada del libro
donde puede apreciarse el error de catalogación del mismo.





UN ERROR DE CATALOGACIÓN
En la correspondiente entrada de catálogo del librero anticuario Gómez Flores, cómo puede verse se describe el libro de la siguiente manera:
nº 235 LUPOLDUS - DE IURIBUS ET TRANSLATIONE IMPERII. In Lupoldi Bebenburgui Epitome de Iuribus et Translatione Imperii - HEXASTHYCON. Sebastiani BRANT (ESTRASBURGO) Mathias Schurerius Schletstatinus id. ex officina sua impressoria Argentoraci emissit die vii Julij Anno M.D.VIII in-4º 74 folios sin numerar Perg. moderno
Bella impresión en caracteres de letra romana. Bello y perfecto ejemplar . Sebastián Brant nació en Estrasburgo en 1454 y murió en ella en 1529 , enseñó la jurisprudencia. Recopiló la obra de Lupoldus y se le atribuye la obra Hexastycon.
El error , según pude advertir, era haber considerado dicho Hexasthycon como una obra de Brant en vez del verso de 6 líneas que és, que figura, a modo de introducción, en la primera página del libro cuya imagen reproduzco más abajo. Como puede observarse al hexasthycon de Brant le sigue un Disthycon del Beato Arnoldo. En otras palabras: Mi profesor de latín en el bachillerato hubiese estado orgulloso de mi por haber sabido ver algo, por otra parte tan evidente que escapó al vendedor y pese a tasarlo entre los de precio alto en su catálogo como libro del siglo XVI cada vez más difíciles de encontrar, no advirtió la excepcionalidad del mismo, patente por el hecho de que nuestra Biblioteca Nacional no tenga ningún ejemplar, que en el NUC estadounidense tampoco figure ningun ejemplar y que tan solo la Bibliothèque Nationale en París y la British Library en Londres, tengan un ejemplar de esta fecha. Puede incluso que el hecho de no estar las páginas numeradas le hiciera pensar que "le faltaba la obra Hexasthycon" y por tanto que se trataba de un libro incompleto. 
Despejadas estas dudas adquirí el libro. Mi siguiente paso fue, como suelo hacer, investigar en qué otras bibliotecas de Europa y América se encontraba algún ejemplar del libro. Tal como ya he comentado en los páffagos anteriores, en nuestra Biblioteca Nacional no figura ninguno ; en la francesa y en la británica tienen un ejemplar, también de 1508. (Bibliothèque Nationale pag 1024 referencia M. 3957; Brithis Library pág 358 Referencia 707. a. 1.)

Tanto en nuestra Biblioteca Nacional como en la British Library figura la obra de Lupoldus "De Iuribus regni et imperi Romanij editada en Basilea el año 1562 por P. Permas (La British tiene además, un ejemplar de 1566, que también remite a Flaccius Ylliricus, otro de 1566 distinto y finalmente uno de 1609).
Solicité microfilm a París y a Londres. Sólo me respondieron los franceses. Comparado el ejemplar francés con el mío comprobé que el que poseo está en mejor estado ya que el de París está subrayado. Parecen faltarle dos páginas pero lo más probable es que como en los libros del s XVI éstas aún aun no se numeraban de la manera en que lo hacemos actualmente, se las saltaran al microfilmar. En mi próximo viaje a París con la calma y el tiempo suficientes para ello, intentaré confirmar dicha hipótesis. También tengo in mente acudir a la British Lybrary en Londres cuando, además de disponer, como en París, del tiempo necesario, tenga seguro el poder consultar sin demasiados problemas el ejemplar inglés.
La mayor alegría, no obstante, me a llevé al comprobar que, contrariamente a lo que es habitual, que en Norteamérica posean siempre ejemplares de nuestros libros europeos y además en mayor cantidad que nosotros, porque no faltan libreros que se los busquen y vendan, esta vez no fue así y me alegro infinito de haberles ganado la partida. Consultado el National Union Catalog Pre-1956 Imprints, compróbé que su ejemplar es de 1562 publicado en Basilea por P. Permas (Referencia Volume 346 NL 0562899 NjP MH CU-L). Ese hecho añade valor al libro ya que a los americanos rara vez se les escapa un ejemplar y el NUC es un catálogo nacional que además de incluir la Biblioteca del Congreso la segunda mayor del mundo con 17 millones de volúmenes incluye el resto de bibliotecas de cada estado.
En la siguiente imagen puede verse el registro fotocopiado de los catálogos de cada una de las bibliotecas nacionales referenciadas en los párrafos precedentes


La Biblioteca Nacional Española no lo tiene entre sus ejemplares. La ficha corresponde a la mas cercana.






EL OTRO "HEXASTHYCON" DE SEBASTIAN BRANT SIN RELACIÓN ALGUNA CON LA OBRA CITADA

Aunque pienso que éste puede ser materia de otro post más extenso dedicado a los métodos clásicos , medievales y modernos de mnemotécnia , y aunque solo sea por aclarar la hipotética causa de la confusión respecto a la obra de Brant existe otra obra de ese humanista germano publicada en en el año 1504 conocida como "Hexasthychon" por antonomasia, cuyo objetivo es dar un conjunto de reglas que permitan al estudioso memorizar fácilmente los cuatro evangelios. Esta obra, que no conocía hasta el momento de redactar esta entrada, acabo de consultarla hace pocas horas De un primer examen deduzco que consiste en una curiosa combinación sui géneris de dos métodos mnemotécnicos: El clásico de Ciceron o de los "loci" que sirvió a los oradores de la antigüedad para memorizar sus discursos y arranca de Simónides de Ceos , combinado con hexasthicones, o sea versos de seis sílabas, destinados a explicar y fijar le sentido de las imágenes usadas para esos fines de aprendizaje y recuerdo .Los lugares consisten en figuras que tienen como base el icono representativo de cada evangelista con otas imágenes más pequeñas colocadas encima de ellas. en diferentes partes. Los hexasthichones, o sea los versos de seis sílabas,además tienen la primera letra de cada línea en orden alfabético creciente. es decir A para la primera letra de la primera línea, B para la de la segunda, etc. Una de esas curiosas imágenes aparece en la obra Psicoanálisis y Alquimia, del psicólogo Karl Gustav Jung, muy interesado por los aspectos psíquicos de este tipo de conocimientos. Reproduzco a continuación una página del libro, digitalizado por la Muencher Bibliothek, la primera imagen del Evangelio de  San Juan. con marcas numéricas para cada uno de los "lugares mnemotécnicos" que en la págona siguiente será acompañado del verso de seis sílabas "hexásticon"








5 comentarios:

Eva dijo...

¡Román! ¡Qué sorpresa más bonita! ¡Y me lo has dedicado a mí! ¡A mí, sí, a mí! (¡Yo soy esa Eva! ¿no? A ver si ahora resulta que es otra y... ¡qué corte!) jajajaaaa Mil gracias, de verdad, me siento emocionada con este mimo tan dulce por tu parte.

Román: te visualizo en el momento de adquirir el ejemplar para tu más que modesta biblioteca... siguiéndo la herencia del amor a los libros que te dejó tu padre como el mejor de los regalos, junto con la música, que hacen de tí esa persona tan EXCEPCIONAL. (Así, con mayúsculas). Ha sido apasionante ver alguna de sus páginas escaneada y en calameó... está arrugadita por la edad... casi se puede tocar y casi casi oler (¿cómo olerá?). Doy gracias a quien inventó la informática, los emails y los blogs, para este tipo de cosas (aunque, indudáblemente, si vivieras en Madrid o yo en Barcelona, lo habría visto aún mejor... pero bueno, tiempo al tiempo).

Tantos años de historia, Romanchito, en tus manos... ¡qué buen destino! ¡qué suerte la de Sebastián y Leopoldo! Y ya en aquellos tiempos había técnicas de memoria, como las que tanto te gustan... no me digas que este libro no podía tener otro fin que estar contigo. Me alegro muchísimo de que hayas decidido compartirlo con nosotros, y te animo a que sigas trabajando para dejar en este espacio, al alcance de todos, esas cosas tan bellas que has cosechado con tu pasión e inteligencia.

Sí. Coincidimos en el amor por los libros. Hoy muero de ganas por ir a conocer la Biblioteca Nacional de Madrid (aunque no tengan allí "De Iuribus et Translatione Imperii" jeje). Así que, si este era uno de tus fines cuando decidiste dedicarme el post, lo has conseguido. Espero que tu intención de visitar las de Londres y París prospere pronto y nos puedas contar con más detalle las diferencias entre las distintas ediciones. ¡Qué emocionante!

Un beso enorme, amiguito de alma.

Román dijo...

Muchísimas gracias por tus palabras, Eva. ¡Quien sino tú podría ser, tan bonita y por si fuera poco, con una personalidad tan rica y amante de los libros!
Sabes, Eva, además de los aspectos de textura y aspecto del papel que comentas y que con toda razón atribuyes a la edad del mismo,(son más de 500 años) también se debe a la "tozudez" del papel que sigue la dirección que le marca la orientación de su fibra. Hay otra cosa curiosa, de esas que uno casi no advierte hasta que son otros quienes ven el libro: Hace unos años lo llevé a una de mis clases para enseñárselo a mis alumnos. ¿No dirías qué me dijeron?
Pues: ¡Anda...! ¡Si eso es lo del Word!

Se referían al símbolo de fin de párrafo ¶ que ellos debían de creer algo moderno sin que se les hubiese ocurrido pensar que fuese del siglo XVI.

Algo que dificulta ya de por si el hecho de tener que hacerlo en latín es que a principios de ese siglo la imprenta era aun lo suficientemente reciente como para que se siguieran usando las abreviaturas que habían creado siglos de escritura manuscrita por parte de los monjes en los escritorios medievales.

Por otra parte el libro había dejado de ser un objeto de lujo en manos de los aristócratas para convertirse en algo que podian poseerlas otras clases sociales, por ejemplo, los burgueses. De hecho nuestros Reyes Católicos liberaron de impuestos a los libros porque consideraron que eso podía contribuir a elevar el nivel de sus súbditos.
Otra cosa curiosa en los libros de esa época es la ausencia de numeración. Creo que ésa es la razón de que al libro de la Biblioteca Nacional Francesa, de dar crédito al microfilm que poseo, le falten dos páginas. Lo más probable es que se las saltaran al microfilmar.

Te deseo que pases un feliz día enb la Biblioteca Nacional. ¡Qué envidia! Con lo bonito sería poder verla a tu lado!

Un beso, querida Evita. Gozar de tu amistad es todo un privilegio.

┼ ( Zoe Bathory ) ┼ dijo...

Hola!
Muchas Gracias por tu comentario en mi blog.
Me alegra que te hayan gustado mis poemas, es un halago muy bello de tu parte.
Espero podamos seguir en contacto =)

Cuidate, espero estes bien.

Besos

Román dijo...

Gracias a ti por tu poesía, Zoe, la belleza y el refinamiento no abundan y quienes como tú cultivan ambas cosas son un regalo para el espíritu.
Te he colocado entre mis favoritos para poder seguir tus entradas.

┼ ( Zoe Bathory ) ┼ dijo...

Muchísimas Gracias!! En serio me siento halagada!
Tus entradas me han agradado, pero son extensas así que disfruto leerlas con calma.
También te he agregado a favoritos!

Cuidate!

Besos!!